Año Santo

Se denomina Año Santo Compostelano o Año Jubilar aquel en el que la festividad de Santiago Apóstol, 25 de julio, coincide en domingo. Este hecho se repite de manera cíclica cada 6,5,6 y 11 años. La última vez fue en 2010 y ahora habrá que esperar hasta 2021 para volver a vivir un Año Jubilar en Santiago. Durante el Año Santo permanece abierta la Puerta Santa, ubicada en la Plaza de la Quintana. El ritual de apertura tiene lugar en una solemne ceremonia que se celebra el 31 de diciembre. En dicha ceremonia, el Arzobispo de Santiago es el encargado de «derribar» el muro que cierra el paso y abre la puerta convirtiéndose en el primer peregrino que ingresa en el templo jubilar.Año Santo Compostelano

La Puerta Santa de la Catedral de Santiago

Como ya hemos dicho anteriormente, la Puerta Santa de la Catedral de Santiago se ubica en la Plaza de la Quintana y solamente se abre con motivo de la celebración de Año Santo. De este modo se convierte en uno de los símbolos más reconocibles de esta celebración. A lo largo de su historia, esta puerta también se ha denominado Puerta del Perdón o de los Perdones, ya que quienes la atravesaban lo hacían mayoritariamente con la intención de lograr las indulgencias plenarias que ofrece la iglesia durante los años jubilares. Hoy en día esta denominación, aunque no ha desaparecido del todo, si ha caído prácticamente en desuso.

Una de las particularidades de la Puerta Santa es su ubicación «estratégica», ya que a través de ella se accede directamente al deambulatorio que da paso la Cripta Apostólica y al Camarín donde tiene lugar el abrazo al Apóstol. De este modo, los fieles que lo deseen pueden venerar los restos del Apóstol sin interrumpir el culto en el interior de la Catedral. En Año Santo es habitual observar largas colas de peregrinos que se extienden a lo largo de la Plaza de la Quintana, por este motivo es conveniente saber que el acceso por la Puerta Santa no es una de las condiciones para alcanzar las indulgencias plenarias.

El botafumeiro en el Año Santo

Uno de los grandes alicientes del Año Jubilar es poder disfrutar diariamente del vuelo del Botafumeiro. La quema de incienso en el botafumeiro tiene lugar al terminar el rito de la Comunión. Es un rito que tiene un marcado carácter de acción de gracias y sin lugar a dudas es un momento sumamente emocionante que nadie se quiere perder. Aunque muchos piensan que se trata de una medida higiénica que trataba de mitigar el olor de los peregrinos durante el medievo, lo cierto es que no es así. El Botafumeiro sigue fiel a sus orígenes y su sentido es únicamente litúrgico, es decir realizar una ofrenda de incienso en acción de gracias tras la celebración de la Eucaristía. Durante la ceremonia del vuelo del botafumeiro se entona el canto del Himno al Apostol Santiago cuya letra puedes consultar aquí si lo deseas.

Año Santo Compostelano - Botafumeiro

 

Al margen del revulsivo turístico que supone para el Camino de Santiago, la celebración del Año Santo tiene una concepción religiosa mucho más profunda. A lo largo de todo ese año la Iglesia ofrece a todos aquellos que visiten la Catedral de Santiago las llamadas indulgencias plenarias. Eso es la remisión total de los pecados para aquellas personas que cumplan con la condiciones estipuladas por la Iglesia para recibir esta gracia. Esta condiciones son fijadas por la Penitenciaria Vaticana y suelen ser siempre las mismas.

  1. Visitar el Templo Jubilar, en este caso la Catedral de Santiago.
  2. Participar en la Celebración de la Eucaristía.
  3. Rezar por las intenciones del Papa
  4. Recibir el Sacramento de la reconciliación, es decir, confesar quince días antes o después.

El próximo Año Santo será en 2021 pero si quieres ir calentando motores o no puedes esperar puedes reservar ya para viajar con nosotros en 2020.

Fechas disponibles